Cinco Consejos para Comer con Tranquilidad en Navidad

Puede leer sobre cómo decir ‘NO’ a las segundas porciones, dejar de comer entradas cargadas de grasa o alternar bebidas alcohólicas con agua para combatir las calorías.

Sin embargo, estar constantemente en represión puede hacer que se pierda de una de las tradiciones de Navidad: la comida.

Por eso, este año intente algo nuevo. En lugar del estrés, la presión y la culpa asociados con las cenas familiares y las reuniones navideñas, los expertos le ofrecen sus consejos para que pueda disfrutar de su familia, amigos y comida sin amargarse.

Comer sin amargarse
 
La nutricionista Fabiana Plata le ofrece sus consejos para comer sin sentir culpa y así pasar una Navidad feliz:
 
1. Coma de forma consciente.
 
La comida es parte de las tradiciones y los recuerdos, así que pruebe sus galletas favoritas o puré de papas y tómese el tiempo para disfrutar realmente cada bocado de una porción razonable. Concéntrese en cómo huele, se ve y sabe su comida sin distracciones. Esto se llama alimentación consciente, y se trata de disfrutar plenamente lo que come sin arrepentimiento o vergüenza.
 
2. Lo que come todos los días es lo más importante.
 
Preocúpese menos por lo que come durante las reuniones navideñas y concéntrese en lo que come el resto del día. Si tiene una dieta saludable en general, una par de comidas de celebración no serán perjudiciales. Si no suele comer bien, hágalo una meta en el nuevo año.
 
3. Tiene el poder de controlar sus porciones.
 
Solo usted puede decidir cuánta comida entrará a su cuerpo y esa decisión debe basarse en escucharlo. Disminuya la velocidad y observe cómo se siente su estómago antes de comenzar a comer. Si todavía tiene hambre, coma otro bocado. Pero cuando esté casi lleno, deje de comer.
 
4. Diga “no gracias” cuando esté lleno.
 
Recuerde que no necesita hacer feliz a otra persona al comer en exceso. Es la norma comer más cuando un anfitrión gentilmente ofrece más, pero no es necesario que lo haga. Tenga fe en su capacidad para tomar buenas decisiones y confíe en su propio apetito.
 
5. Coma cuando tenga hambre, no cuando se sienta emocional.
 
Muchos de nosotros comemos cuando estamos solos, aburridos, tristes o estresados, y esas emociones pueden enloquecer en Navidad. Incluso el estrés de estar con ciertos miembros de la familia puede provocar que las personas coman en exceso. Hay remedios más efectivos para tratar estos sentimientos además de la comida.
Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.