Los mejores momentos del Lollapalooza Chicago 2018

Los cuatro días de festival (con 180 bandas en ocho escenarios) dejaron decenas de imágenes épicas. Estos son algunos de los shows y sorpresas más destacadas

Cuatro jornadas de Lollapalooza dejaron mucho para ver. Del jueves 2 de agosto hasta el domingo 5, 180 artistas se presentaron en 8 escenarios distintos, para multitudes de 100.000 personas en el alucinante Grant Park de Chicago.

Una propuesta tan masiva es difícil de resumir, pero esta es una lista de algunos de los momentos y sorpresas más destacadas de los cuatro días que duró el festival.

Arctic Monkeys – Día 1: la banda de Alex Turner fue la encargada de cerrar la primera fecha del festival. Uno de los shows más eléctricos del Lolla, donde el grupo (y especialmente Turner) mostraron en vivo un nuevo matiz con los climas de "Tranquility Base Hotel & Casino".

No faltó tiempo para un cierre clásicos de la banda de Sheffield, que para la última etapa pisó el acelerador con hits de la vieja escuela como "I Bet You Look Good on The Dancefloor" y "Pretty Visitors".

El Fortninte llegó al Lollapalooza – Día 1: el escenario Grant Park estaba vacío. Casi al final del show de Camila Cabello, que tocaba en el stage de Lake Shore, las pantallas comenzaron a transmitir un streaming de Ninja, el popular campeón del universo gamer.

El publico enloqueció y comenzó a correr en estampida hacia el lugar. Además, los fans del juego del momento festejaron como goles cada vez que el jugador liquidaba a uno de sus enemigos en la pantalla.

La fiesta de Bruno Mars – Día 2: el show del fenómeno pop, ante una de las mayores multitudes del festival, convirtió a Chicago en una fiesta de dimensiones descomunales. ¿La fórmula? Músicos que a su vez son bailarines, coreografías perfectas, solos de guitarra a lo Prince y una lista de temas plagada de hits.

Con una camiseta de los Chicago Bulls "customizada" especialmente para él, Mars derrochó todo su talento con una soltura notable, como si no le costara absolutamente nada hacerlo todo bien.

Tyler, the Creator – Día 2: con un set de 16 temas, el rebelde del hip-hop lanzó la bomba y fue uno de los puntos más enérgicos de un festival que tuvo una fuerte impronta del género.

¿La anécdota? el mismo Perry Farrell, creador del Lollapalooza, confesó que se moría de ganas de verlo y no llegó a tiempo. "Mis hijos se pasan escuchándolo".

La seguidilla de shows – Día 3: la tercera jornada no sé quedó atrás. De nuevo, el hip-hop tomó por asalto el festival en su día más caluroso (con una temperatura que rozó los 36 grados).

Dua Lipa se lució como performer en el escenario de Lake Shore, previo a un cierre múltiple que tuvo a The Weekend -con una increíble escenografía 3D-, Vampire Weekend y Zedd tocando a la vez en tres escenarios distintos.

El gran final de la mano de Jack White – Día 4: las pantallas del escenario de Grant Park mostraban a un intrigante White de espaldas al público, frente a un "timer" que señalaba el tiempo restante para el inicio de su recital.

Lo que siguió fue un paseo eléctrico por todas las vetas que confluyen en su discografía. El último gran show del Lollapalooza Chicago 2018 tuvo una dosis alta de su último disco "Boarding House Reach", pero con espacios para temas entrañables como "We're Going To Be Friends". Para el final sonó, inevitablemente pedida por el público, una versión extendida del himno "Seven Nation Army". La performance de White concentró décadas de influencias e información, entrelazadas con obsesión y maestría.

Con el Lollapalooza Chicago terminado, solo queda esperar a conocer el lineup que se definirá para la Argentina el 29, 30 y 31 de marzo de 2019 en el Hipódromo de San Isidro.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.